SOFREIR

#Técnicas básicas 20 febrero 2018

Una de las mejores virtudes de nuestro Thermomix® es el preciso control de temperaturas, que nos permitirá preparar sofritos perfectos con muy poco esfuerzo.



Los sofritos son elaboraciones básicas de la cocina tradicional, que nos servirán para preparar arroces, estofados, calderetas, sopas, etc. Se preparan, como bien sabemos, con aceite y verduras.



Los sofritos no necesitan de altas temperaturas. Para prepararlos lo primero es trocear las verduras, como ajos, cebolla y pimientos , durante unos segundos a velocidad 4, bajamos con la espátula, y añadimos el aceite, dejando sofreír a 100º, o a temperatura Varoma, a velocidad cuchara o velocidad 1. Luego añadimos el tomate, pelado, troceamos a velocidad 4 unos segundos, y seguimos cocinando unos minutos (10-15 minutos a 100º, velocidad 1). Si luego queremos que el sofrito quede muy fino, podemos procesar unos segundos a velocidad 4-5, aunque personalmente me gusta que quede con textura.





Si queremos sofreír cantidades más grandes podemos poner el accesorio mariposa para que remueva mejor los ingredientes. Por ejemplo, para preparar unas patatas para tortilla, las cortamos en dados y se ponen en el vaso con un poco de aceite, agua y sal, con la mariposa, programando 15-20 minutos a temperatura Varoma, velocidad 1. Esta técnica puede aplicarse para sofreír otros ingredientes.



Otra ventaja de Thermomix® para sofritos es que, si no destapamos el cubilete, lo recomendable para que no salpique, los vapores de cocción se condensan en la tapa, lo que hace que vuelvan al sofrito y esté quede más jugoso y tierno.



Recuerda que si tienes que añadir especias, como pimentón dulce, siempre es mejor al final. Un poco de sal al principio es recomendable para ayudar a que las verduras suelten agua y queden más tiernas.